El economista Guillermo Sullings, autor del libro ‘Encrucijada y Futuro del Ser Humano: los pasos hacia la Nación Humana Universal’ habla en esta entrevista para Pressenza, sobre la diferencia entre globalización y mundialización, el Foro Humanista Europeo, el neoliberalismo y su superación, y el Fondo Monetario Internacional en la Argentina de Macri.

Transcripción abajo.  El video viene con subtitulos.

Bien, estamos con Guillermo Sullings, economista y autor del libro “Encrucijada y futuro del ser humano”. Tenemos una pregunta que es: estamos viendo que hoy día la brecha, la diferencia entre ricos y pobres está creciendo cada vez más. ¿Qué se puede hacer?

Bueno, la solución es simple y difícil a la vez, ¿no? Es simple porque en realidad existe riqueza como para que todos los seres humanos puedan vivir bien, si se distribuyera de otro modo, y difícil porque obviamente quienes tienen esa riqueza tienen el poder para evitar que se distribuya de otro modo, pero yo creo que la vía posible es la democracia real porque a través de la democracia real la gente puede tener realmente el poder y distribuir la riqueza en favor de la gente y no en favor de unos pocos.

El tema es que la democracia formal que hoy tenemos hace que esos pocos que tienen el poder económico sean los mismos que tienen poder político. Entonces para distribuir la riqueza y para generar desarrollo en todo el mundo hay que quitarle el poder al poder financiero global, quitarle el dinero directamente e invertirlo en la producción para que todo el mundo se desarrolle y haya una distribución equitativa.

Ahora para ello hay que tener un gran poder político en todos los países en todo el mundo, no en un solo país, y para tener un gran poder político, hay que desplazar a las cúpulas de la democracia formal que hoy dependen del poder económico y que el pueblo tome el poder en sus manos a través de una democracia real. Después en los mecanismos económicos de distribución son sencillos, desde ese punto de vista es simple. Lo difícil es desde el punto de vista político.

En tu libro hablas de los pasos hacia la nación humana universal, pero ¿qué es? ¿Qué sería esta nación humana universal?

Bueno el ser humano desde la época de las cavernas, después las tribus, las ciudades-estado, después las naciones, viene convergiendo, viene ampliando un nivel de integración, y hoy a nadie le queda duda que el mundo está cada vez más integrado. Las culturas van convergiendo, la gente se comunica cada vez más. O sea que el mundo tiende a ser uno es una realidad de una tendencia histórica. El problema y la pregunta que debemos hacernos es si ese mundo va a estar controlado por las multinacionales, el poder financiero global, por una potencia, o varias potencias militares, por una burocracia política; o si va a ser un mundo que realmente vaya convergiendo, donde los pueblos puedan decidir por su destino por su futuro y vivan dignamente.

Los humanistas creemos que esa es la posibilidad que necesitamos y que vamos a llevar adelante, pero hoy el mundo va en otra dirección. Entonces hay que hacer algunas cosas para poder cambiar esa dirección. A esa dirección con un mundo sin violencia, sin guerras, sin discriminación, con equidad en la distribución de la riqueza de ese mundo al que todos aspiramos, es lo que le llamamos la nación humana universal.

Podríamos decir que esa tendencia hacia la unificación del mundo, pero controlada por los poderes concentrados, el poder económico, el poder militar, el poder de las potencias, es lo que se conoce como globalización. Nosotros preferimos hablar de mundialización cuando hablamos de esa convergencia entre culturas, de esa unidad entre los pueblos que tiende a converger en una nación humana universal. A eso le llamamos mundialización a diferencia de la globalización.

¿Cómo ha sido el Foro Humanista Europeo?

Ha sido todo muy interesante. Yo creo que en primer lugar este foro ha demostrado que el humanismo está vivo, está con ganas de seguir adelante con sus sueños de una nación humana universal, precisamente, sueños que fueron acuñados durante décadas en este movimiento humanista que es el humanismo universalista que fundó Silo hace 50 años. Así que, me parece que este foro es un signo de un recomienzo y un relanzamiento de esta intención humana de converger hacia la nación humana universal y ojalá esta convergencia entre diferentes países que han desarrollado muchas áreas temáticas muy bien y que vuelven cada uno a su lugar para seguir en contacto con otras organizaciones y desarrollando una verdadera red en función de esta nación humana universal, ojalá que esto se repita también en Latinoamérica en otros continentes, y podamos en algún momento converger en algún Foro Mundial donde vayamos dando los pasos concretos hacia esa nación humana universal.

Ayer salió una nota en Clarín que menciona un eslogan de los humanistas del año más o menos 80 “Minga al FMI” y ahora estamos viendo que el gobierno de Macri vuelve al FMI para pedir plata. ¿Qué quieres comentar como economista?

Sí, claro, sí. Vi la nota en Clarín.

Obviamente, Clarín tiene un enfoque neoliberal de derecha así que le parece muy bien que esté el Fondo Monetario por lo tanto la nota era como tendenciosamente en contra de lo que en su momento pudo haber sido la protesta contra el Fondo Monetario en la cual, tal cual lo dice Clarín, el humanismo fue pionero en esa protesta.

Esa frase “Minga Al Fondo Monetario Internacional” fue una frase acuñada por los humanistas en 1984-1985 después de la fundación del Partido Humanista porque en esa época el Fondo Monetario estaba disciplinando Argentina y a toda Latinoamérica a través de la deuda externa que bien ha contratado estos países a instancias de las dictaduras militares y del poder financiero internacional, y entonces las economías de los países tenían que seguir las políticas económicas, los dictados del Fondo Monetario Internacional. Entonces “Minga al Fondo” era un modo de decir no paguemos esa deuda externa que contrajeron los gobiernos militares y no sigamos las pautas económicas que impone el Fondo Monetario Internacional.

Fue una época de mucha protesta contra el Fondo Monetario. El humanismo fue pionero en esa protesta. Esa frase es un símbolo de esa época. Me acuerdo que era el dibujo de un chanchito simbolizando el Fondo Monetario y “Minga al Fondo”, que es una frase muy argentina de decir no te vamos a pagar nada, un corte de mangas, y bueno esa nota de Clarín es una reminiscencia de aquella época porque ahora Argentina, con un nuevo gobierno neoliberal como el de Macri, rápidamente después de que el gobierno anterior desendeudó el país, rápidamente lo volvió a endeudar en dos años y hoy tienen que acudir al fondo para seguirse endeudando y ahora sí para seguir como nunca su receta.