Al Presidente del Colegio de Profesores de Chile le preocupa las condiciones de trabajo de los profesores, y que ello sirva para que los docentes puedan ayudar a que sus alumnos saquen lo mejor de sí mismos como seres humanos; puedan expresar su máximo potencial. Éste es el rol que ha de tener la educación desde una mirada humanista.

Esta entrevista ha sido grabada durante el Foro Humanista Europeo. Mario Aguilar ha participado como ponente en las áreas de Educación Humanista & Noviolenta y Derechos Humanos.

(Transcripción abajo)

Bueno, la esencia de nuestro trabajo es rescatar el verdadero sentido de la educación. La etimología de la palabra educación es “educere” que viene del latín que es “extraer”.

El ser humano trae y eso es una visión que el humanismo tiene también. El ser humano trae un equipamiento, trae una potencialidad que está en todos los seres humanos y cuando tú educas “educere”, extraes.

La educación es para extraer eso, para posibilitar que esa potencial se exprese y que el ser humano pueda alcanzar su máxima evolución, su máximo potencial personal.  Llegando desde la capacidad de satisfacer las necesidades básicas pero hasta los temas de la trascendencia, el desarrollo espiritual.

Todo eso es motivo y causa de la verdadera educación pero esa educación la han empequeñecido.

Entonces para nosotros como humanistas, el sentido de hacer lo que hacemos es mejorar las condiciones de trabajo de los docentes pero para que los docentes a su vez puedan hacer verdadera educación.  Y verdadera educación es entregar a los niños posibilidades de que desarrollen ese potencial que está en todos, y que finalmente la búsqueda de la educación – y lo planteamos también en el libro de Pedagogía de la Intencionalidad, que escribimos con Rebeca Bize – es que el ser humano desarrolla esas capacidades para que en un determinado momento de su vida, cuando va entrando a la etapa adulta, pueda desarrollar su proyecto de vida autónomamente y con un sentido lo más trascendente, o hacia lo más elevado que está en el ser humano, que es finalmente el desarrollo espiritual.

Eso que es algo muy sentido para el humanismo es también lo que yo creo en la finalidad principal de la educación.

Hoy, lo vimos en la charla en la mañana en la mesa la educación, hoy es una educación hacia la productividad hacia el modelo económico, preparar mano de obra para ese modelo económico.

Es una educación estandarizada. Es decir, solo basado en resultados cuantitativos. Pero eso no es “extraer”. Eso no es la finalidad verdadera de la educación. Y por eso nuestra lucha también como gremio docente es rescatar esa esencia en educación vía los docentes.