Pía Figueroa ha participado en el Foro Humanista Europeo, celebrado recientemente en Madrid, como ponente en la mesa “Periodismo independiente y activismo social”. Pía es Co-directora de la agencia internacional de noticias, Pressenza, dedicada a noticias sobre paz y noviolencia. Humanista de larga trayectoria y autora de varias monografías y libros.

EHF2018: ¿Cuál está siendo tu impresión del Foro Humanista Europeo? 

PF: Tengo la impresión, entre ayer y hoy, de vivir una época tremendamente paradojal. Se conversaba ayer de la cantidad de veces que hemos estado muy cerca de una detonación nuclear, mucho más cerca que en ningún otro momento. Por otro lado, en la mesa de derechos humanos, Antonio Carvallo nos mencionaba la cantidad de ingleses que han muerto durante los últimos años porque no han logrado un servicio médico oportuno. ¡Si esto ocurre en Inglaterra, imaginaos cuantos serán en África!

Por una parte, tenemos grandes riesgos y las poblaciones no tienen acceso a las necesidades básicas, por otra, han aparecido movimientos enormes, que logran que muchísima gente participe, buscando la construcción de una sociedad más justa y solidaria.

En relación a los medios de comunicación independientes ¿Cuál crees que ha de ser su papel en la transformación social?

Esa misma paradoja de la que hablábamos se da en los medios de comunicación. Por un lado, observamos una información absolutamente manipulada por el gran capital, por los intereses económicos con los famosos fake news, que no son más que la manipulación mediática y, por otro lado, desde 2010 – 2011 se está dando un creciente desarrollo de nuevos medios de comunicación. Cada pequeño pueblo tiene su medio, su radio comunitaria, su página web, su medio electrónico, su canal por streaming, millones de autores tienen su blog, se trata de medios no manipulados por el gran capital y, sin embargo, son muchísimos los activistas sociales y los amigos, compañeros de ruta, a veces incluso de la misma ideología, que aspiran a que los cubran los medios tradicionales y no así los nuevos medios independientes.

He tenido muchas conversaciones con mis amigos activistas y todos aspiran a ser cubiertos por el canal de televisión más prosistema del mundo y no por las nuevas agencias de noticias. Los encargados de prensa de los líderes más revolucionarios mandan sus comunicados a la CNN, pero no a los medios independientes. Es una paradoja, no creemos en esos medios, sin embargo, están nuestros prestigios puestos ahí. Hemos construido nuevos medios que llamamos alternativos porque tratamos la información de modo diverso, somos fieles, no modificamos una coma y, sin embargo, no tenemos la credibilidad que tienen los medios que manipulan toda la información y no dan espacio a lo que el periodista en la base social genera.

En esa contradicción nos movemos diariamente, respecto a la información. Hasta tanto no cambie la forma de creer, hasta tanto en nuestras cabezas no dejemos de creer en el sistema, lo estamos sosteniendo.

Ahora que cumplimos 10 años con Pressenza, empecé a escribir a grandes amigos humanistas de toda la vida, preguntándoles: ¿Tú estás suscrito a Pressenza? ¿Recibes diariamente nuestras noticias? Me respondieron: ¡Oh! No, yo los apoyo económicamente, ¡pero leerles! ¿para qué, si escriben lo mismo que yo pienso?

No es así, nosotros reportamos sobre los movimientos sociales, somos voz de lo nuevo, publicamos las fotos que nadie más publica, damos luz a los sueños de otro modelo de sociedad, no basta con que seamos amigos. ¡Suscríbete!

Es muy difícil ser una agencia de noticias de paz y noviolencia en un mundo tan violento. Nos gusta el drama, nos gusta ese toque de permanente violencia que vemos en los medios. ¿Cuál es el cambio al que aspiramos? Aspiramos a descreer, a generar otro relato, a que de verdad nos gusten las noticias noviolentas, las noticias que tratan la información de otra manera, ese cambio cultural se producirá cuando efectivamente los movimientos y los medios seamos capaces de comunicar que hay otra manera de vivir.

Para mí, esa es la construcción de esta época, la convergencia de los nuevos medios de comunicación con los nuevos movimientos sociales.

¿Qué podemos hacer en lo inmediato?

Sobre qué hacer en lo inmediato, me parece que todos los que estamos aquí ya trabajamos juntos, somos compañeros en las mismas luchas. Pressenza tiene una red de casi 400 medios y movimientos asociados y hace un año, en Barcelona, realizamos unas jornadas en que acordamos hacer lo que se llamaría una “caja de medios”, una especie de sitio en el que cualquier movimiento pudiese dejar información y cualquier medio pudiera tomar información, una suerte de agencia de agencias.

Mi propuesta es tomar de nuevo la idea de hacer la “agencia de las agencias nuevas”, una especie de medio colaborativo entre todos los medios independientes. Se trata de aunar fuerzas frente a un momento paradojal en el que todo lo viejo está más presente que antes, con su enorme violencia y todavía lo nuevo está tratando de emerger sin que aún creamos lo suficiente en ello.